viernes, 27 de agosto de 2010

Metrosol Parasol

-Autor/es: Jurgen Mayer
-Lugar: Sevilla, España
-Fecha: 2003 - ?

Allá por el año 2003 se estaba realizando en una plaza de Sevilla un proyecto que combinaba un mercado de abastos, unos aparcamientos subterráneos y posteriormente tras encontrar unos restos romanos, un centro de interpretación de los mismos. Todo esto bajo la dirección del arquitecto Jose Antonio Carbajal un arquitecto correcto y de la tierra, conocedor de ese carácter especial que hace de Sevilla ser una ciudad con el casco histórico más grande de Europa y moderna al mismo tiempo, pero este arquitecto tenía un problema, no formaba parte del denominado 'Star System' y por lo tanto no gustaba en la alcaldía.

Se convocó un concurso de ideas para realizar algo que ya se estaba ejecutando, salio ganador el proyecto de Jurgen Mayer, se finiquitó el anterior proyecto y partir de aquí retrasos, incremento de coste, más retrasos y aún hoy no hay fecha de finalización de la obra.


La parte fundamental del proyecto es una estructura de hormigón con revestimiento de madera de unos 30 metros de altura bajo la cual se encontrará un mercado y el centro de interpretación de los restos romanos y sobre la cual un restaurante mirador y una pasarela peatonal mirador.

La idea del proyecto le surgió al arquitecto tras la visita a una conocida plaza sevillana 'Plaza de la alfalfa' el cual quedó sorprendido por la belleza que generaba unos árboles de gran porte situado a ambos lados de la plaza creando un microclima en la plaza y pensó que podría imitar esos árboles con una estructura de hormigón y madera. Pero en vez de imitar los árboles... ¿Por qué no se plantaron árboles estrategicamente para no interferir en los restos romanos? Pues la respuesta es clara, plantando árboles no ha llegado a ser lo que es.


En una entrevista concedida al comienzo del encargo dijo que este proyecto no sería posible sin las nuevas tecnologías, y que razón tenía ya que los ordenadores lo aguantan todo, solo tienes que añadir mas acero/hormigón al programa informático de turno pero, eso después hay que construirlo y claro, surgen los problemas ya que no estamos en un medio indefinido e idealista sino en una realidad muy compleja que cualquier cambio a posteriori conlleva un incremento de coste notable, algo que en este proyecto se ha duplicado, de 50 millones de euros presupuestados inicialmente ya se estima gastar más de 100 millones en su finalización y en estos tiempos que corren no nos podemos permitir gastar tanto dinero en caprichos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada